Informe Final Proyecto - Anselm Pi Rambla


"El Templo del Sol mismo se convirtió en el convento de los frailes de Santo Domingo, quienes, en número decreciente, todavía prolongan una vida sin savia entre sus grises y clásicos muros: ruina sobre ruina, una fe decadente que expira entre las frías cenizas muertas de una superstición primitiva."
George Squier (1863-1865)

Rememorando esta frase del gran investigador George Squier que conoció bien el Koricancha y estuvo conviviendo un tiempo con los padres dominicos en el Convento de Santo Domingo de Cusco, quiero manifestar que desde su inicio, el Proyecto Koricancha, tanto para el Gobierno Peruano como para nuestra empresa fue un proyecto difícil de llevar a cabo, debido a que, el área arqueológica donde están los Templos Incas (Koricancha), durante 450 años, ha sido propiedad de la ORDEN DE PREDICADORES DE SANTO DOMINGO DE GUZMAN, propiedad concedida ya desde el inicio de la conquista a la Orden Dominica por Juan Pizarro hermanastro del conquistador Francisco Pizarro y que se ha mantenido hasta nuestros días.

Durante estos cuatro siglos y medio, nunca se han efectuado excavaciones en profundidad en su subsuelo y en la época actual nunca se ha usado tecnología de vanguardia en las investigaciones arqueológicas. Solamente durante los últimos 50 años se han llevado a cabo trabajos de reconstrucción por parte del arquitecto Oscar Ladrón de Guevara debido al terremoto de 1950 que asoló Cuzco destruyendo parte de la iglesia actual y los trabajos del PER-39 (Plan Copesco, década 1975/1985) donde se firmó un convenio internacional apoyado por la UNESCO con el Gobierno Peruano dentro de la política de conservación del patrimonio histórico-artístico.

koricancha

Digo esto porque aún que parezca lo contrario el Templo más importante del Imperio Inca es en realidad el menos excavado y el más desconocido. Hay que señalar que los padres dominicos nunca han visto con buenos ojos que se efectúen excavaciones en su histórica y problemática propiedad heredada. Muchos arqueólogos peruanos y extranjeros se les ha negado los permisos de investigación y excavación por ser un lugar intangible debido a sus circunstancias históricas. Así que cuando llegamos nosotros y presentamos nuestro proyecto al Gobierno del Perú, proyecto cuya finalidad era encontrar la existencia de los túneles mencionados por muchos cronistas e investigadores que unían el Koricancha con Saqsaywaman, el proyecto nunca se hubiese llevado a cabo sin la intervención del Prior del Convento de aquel entonces, el Padre Benigno Gamarra.

Quiero señalar de una vez por todas, aunque algunos historiadores y arqueólogos nieguen lo contrario, que durante muchos años la Orden de los Dominicos ha sabido de la existencia de los túneles en su subsuelo, es más, tenemos constancia que en el año 1940 algunos padres los recorrieron hasta llegar a los famosos laberintos de Saqsaywaman mencionados por el inca Garcilaso de la Vega. Durante todos estos años esto ha sido ocultado al Gobierno y a la sociedad peruana ya que los padres dominicos piensan que si esto se supiese el Gobierno podría expropiar el lugar.

Así que tenemos que destacar el mérito del Padre Gamarra ya que sabiendo todo esto decidió abrir el secreto a la comunidad internacional. Un mes después de firmar el convenio con la Orden de los Dominicos de Cusco, el Instituto Nacional de Cultura del Perú y nuestra sociedad Bohic Ruz Explorer, el Padre Gamarra fue destituido como Prior y confinado en el Convento de los Dominicos en Arequipa sin más explicación. Yo personalmente hablé varias veces por teléfono con él preguntándole la razón de su cese como Prior y siempre me contestó que no sabía lo que había pasado y que se sentía muy desilusionado. En su lugar mandaron a otro padre llamado Héctor Herrera que inmediatamente asumió el cargo de Prior y, también como no, continuar con la responsabilidades del acuerdo firmado. Este cese nos sorprendió mucho y no entendimos su finalidad por parte de los máximos dirigentes de la Orden (actualmente pensamos que este cese fue debido a grandes controversias entre ellos debido al convenio firmado por el Padre Gamarra), cosa curiosa a mencionar es que dos años más tarde, en la misma semana que se clausuraba el proyecto, el Padre Gamarra lo volvieron a poner de Prior del Convento.

anselm pi rambla con padres dominicos
(de izq. a der: Anselm Pi Rambka, Padre Héctor Herrera y Padre Pablo)

En nuestros primeros trabajos usamos equipos de teledetección de última generación con resultados muy satisfactorios. Hallamos restos arqueológicos en muchos lugares del Convento, en el Museo, en el Primer Claustro, en el Templo de las Estrellas y sobre todo en el área de la iglesia donde había estado el Templo del Sol, el más importante del Koricancha. Tuvimos que tomar una decisión por donde empezar a excavar debido a la cantidad de pruebas detectadas, y con los arqueólogos del Instituto Nacional de Cultura, se decidió el área de la iglesia ya que allí, según todas las informaciones, estaban las entradas a los túneles (chinkanas en quechua) que estabamos buscando.

A partir de este momento las cosas se empezaron a complicar, los arqueólogos del INC querían hacer una excavación extensiva en los dos laterales de la iglesia por los indicios hallados, pero los padres se opusieron rotundamente incumpliendo desde el inicio el contrato firmado entre las partes, alegando que cada día a las 5 de la tarde se oficiaba misa en la iglesia y los trabajos perturbarían a los fieles. Así que después de este gran inconveniente llegamos a un acuerdo con el Prior Héctor Herrera seccionando los espacios de excavación en áreas muy pequeñas. Esto provocó una lentificación en los trabajos y elevó enormemente los presupuestos establecidos.

Se descubrieron muros incas, una cripta colonial del siglo XVII al lado del Altar Mayor, las bases originales del Salón Solar (el más importante del Koricancha) y su ubicación exacta (tan buscado por muchos investigadores durante años como John Rowe) con la increíble sorpresa de que estas bases no son incas sino pre-incas construidas con diorita verde (hecho que nos hace reconstruir la historia del Koricancha). Pero a pesar de todos estos importantes hallazgos el georadar no encontró la entrada a los túneles y a la cripta por donde entró Anselm Pi Rambla y el Prior de aquel entonces en el año 1982. La conclusión precipitada que llegaron los dominicos y algunas autoridades es que el túnel no existía y que Pi Rambla mentía o se equivocaba de lugar donde él vio el túnel.

equipo bohic ruz explorer
equipo Bohic Ruz Explorer dentro de la cripta del siglo XVII descubierta

Con toda esta situación la empresa Bohic Ruz tomó la decisión de que las obras permaneciesen en suspensión por algún tiempo con el permiso del INC para esclarecer los hechos. Dejamos abiertas y consolidadas algunas zonas críticas excavadas porqué sospechamos que habían sido alteradas por los dominicos después del terremoto de 1950 y no estaba nada claro que las entradas a los túneles el radar no las detectase. Pedimos a los padres abrir una área contingua a esta zona alterada donde el radar mostraba anomalías muy significativas, pero a partir de este momento las cosas cambiaron radicalmente, los dominicos prohibieron la continuación de las obras por no estar de acuerdo con nuestros planteamientos de trabajo y acordaron con el Instituto Nacional de Cultura del Cuzco el cierre definitivo de las mismas.

El día 19 de Agosto de 2003 tuvimos que firmar un acta en el mismo Instituto Nacional de Cultura de Cuzco donde se obligaba a Bohic Ruz Explorer a pagar el cierre de las obras y a marcharse definitivamente del Koricancha. Un mes después entregamos al Gobierno del Perú el cierre de obras y la clausura definitiva del proyecto. Días después se publicó en la prensa peruana (El Comercio, 23/8/2003) que nuestra empresa había puesto en peligro las estructuras de la iglesia, que Bohic Ruz Explorer y su director general, Anselm Pi Rambla, eran cazadores de tesoros y que todo el proyecto había sido un engaño.

Bien, antes de terminar este informe, por primera vez quiero dejar constancia, que después del cierre forzoso del proyecto, continuamos con la investigación de todos los informes obtenidos en las excavaciones y se realizó una revisión exhaustiva de todos los datos que proporcionó el GEORADAR. Y como era de esperar, gracias a la alta tecnología, y al detalle minucioso de las investigaciones, pudimos detectar el emplazamiento de la Cripta, (QUINTA CRIPTA), dentro de la iglesia, donde en el año 1982, yo mismo entré con el Prior del Convento de aquél entonces, y también el lugar exacto por donde sale el túnel (chinkana) desde la Cripta en dirección a Saqsaywaman. Así que, con gran satisfacción por nuestra parte, podemos decir a la comunidad internacional que LA CHINKANA EXISTE Y ES REAL.

Asimismo, para dejar constancia de los hechos acontecidos y tal como mencionábamos en el apartado (los dominicos y la chinkana) queremos detallar que esta área, (QUINTA CRIPTA), fue rellenada con tierra y escombros y cerrada definitivamente por algunos dominicos entre los años 1985 u/o 1988 y, parece ser, que la misma comunidad de padres que viven actualmente en el Convento desconoce estos hechos del pasado y quienes fueron sus autores. Esta QUINTA CRIPTA al ser rellenada con distintos materiales, el GEORADAR, no detectó su gran vacuidad y solamente se registraron anomalías provocadas por las distintas densidades de dichos materiales, que en un primer análisis, el departamento de teledetección de Bohic Ruz Explorer no consideró importantes descartando la apertura de la zona.

quinta cripta

Esta fue la principal razón de no detectar la Chinkana en el área de la iglesia en un principio, y tal como mencionamos más arriba en este mismo informe, pasados unos meses Anselm Pi Rambla revisó las anomalías detectadas por el radar en el área mencionada y solicitó su apertura, pero el padre Hector Herrera prohibió la continuidad de las excavaciones por disconformidad en nuestros planteamientos de trabajo. Tiempo más tarde se procedió al cierre definitivo del Proyecto Koricancha por parte del INC y la Orden de los Dominicos considerando que Pi Rambla y su equipo habían alterado las áreas de excavación poniendo en peligro sus estructuras.

Aprovechamos señalar que los padres dominicos, por ley, no pueden tocar estructuras arqueológicas en el Koricancha sin los permisos pertinentes del Gobierno del Perú, aunque estos restos se hallen en su propiedad. Así tenemos que declarar que la alteración y cierre de esta zona tan importante entre los años 1985 y 1988 donde se encontraba la cripta y la entrada de la gran chinkana es un acto ilegal y sancionado por la ley peruana.

Nosotros por nuestra parte estamos abiertos a colaborar con el Gobierno Peruano en la apertura de estos túneles si se confía en la información que poseemos y lógicamente tengamos la oportunidad de demostrarla. En estos momentos, no es necesario excavar de nuevo dentro de la iglesia donde los dominicos sellaron la cripta y el túnel (chinkana), ya que tenemos localizado exactamente su salida y su recorrido por toda la ciudad de Cuzco pudiendo ser abierto en distintos lugares. (ver templos alineados)

Y bien, antes de despedirme quisiera decirle al Gobierno del Perú, mediante este informe, que si cree que nuestra información no es fiable no hay ningún problema en ello, lo comprendemos perfectamente, simplemente mencionar que algún día otros investigadores hallarán estas importantes estructuras para el beneficio del Perú y la arqueología mundial. Así es la historia de los grandes descubrimientos. Muchas gracias

Anselm Pi Rambla
Presidente Bohic Ruz Explorer