excavaciones sector salón solar - iglesiaTemplo del Sol

imagenes radar sector santa san vicente

Después de hacer un análisis tridimensional del sector del subsuelo comprendido entre el Altar de San Vicente y la primera pilastra, lado izquierdo de la nave central, el GPR identificó la existencia de posibles muros y elementos disturbados sin identificar. Consultando el resultado con varios expertos se procedió a la apertura del área.

Trabajos realizados

En este cuadro se excavó en niveles arbitrarios de 20 en 20 cm, profundizando desde el nivel de piso de la iglesia hasta 3,30 metros.

Descripción

En esta cata o pozo de exploración arqueológica se encontró un muro colonial de piedra, posiblemente con la finalidad de reforzar la cimentación del muro lateral izquierdo del templo, también se encontró otro muro que corresponde a la época pre-inca (killke), este muro fue conservado por el constructor del templo con el propósito de estructurar la base de cimentación de la pilastra y el muro perimétrico izquierdo del templo, como un muro de conexión.

Resultados

En este cuadro registramos, en una profundidad de 3,30 metros, cinco niveles artificiales y cinco capas naturales. Profundizando hasta 1,42 m, se registró una capa de relleno bastante suelta de color marrón oscuro, en la cual se dispusieron ocho tumbas. Dichas tumbas mencionadas no tienen un patrón de enterramiento definido, y la identificación que se ha hecho de ellas se basa en la presencia de cráneos que se encontraron en los sectores graficados. Asimismo, se trataría de un enterramiento a manera de fosa común por haber observado una superposición vertical y horizontal de la osamenta.

En la misma excavación, se ha encontrado un suelo de tierra no compactada producto de las diferentes intervenciones físicas dentro del monumento a consecuencia de los terremotos de 1650 y 1950, más los trabajos de puesta en valor de la unidad especial ejecutora del plan COPESCO en 1974.

Tomando como punto de referencia el haber excavado hasta una profundidad de 1,42 metros y profundizado el cuadro hasta 3,30 metros, se aprecia que se trata de un conglomerado de origen pluvial (terreno natural sin asociaciones culturales) y, comparando con la estratigrafía registrada en el sector de la torre y en el sector de las criptas trabajado en la primera fase del proyecto, existe una diferencia de la composición morfológica y geológica del terreno, por lo que sugerimos, a priori, que por el sector con orientación NW a NE en un tiempo pretérito atravesaba un río dejando la evidencia de su paso, la deposición de lastre aluvial que hemos comentado.

Reforzamientos zona San Vicente

Terminando el trabajo de exploración arqueológica se ha tenido el cuidado y prevención de realizar medidas de reforzamiento estructural del perímetro del pozo exploratorio.

En primer lugar se ha realizado la exploración de una base de la pilastra de la nave del templo para saber la profundidad y calidad de la cimentación y se ha podido verificar que la base de la pilastra no es profunda y tiene una especie de zapata intervenida en el terremoto de 1650 y también un refuerzo con relleno de piedra suelta y arena aplicada en 1950 por el Arquitecto OSCAR LADRON DE GUEVARA, careciendo el estrato de estabilidad física al no haber sido compactada en su totalidad.

Por este motivo, y en previsión de cualquier fenómeno natural, Bohic Ruz Explorer conjuntamente con el arquitecto Ernesto Paz han procedido al reforzamiento de la columna estabilizando el estrato con muros de piedra aparejados con cemento y arena. Además se ha dispuesto un reforzamiento en la esquina del cuadro con un vaciado de columnas armadas de hierro y el encajonamiento de las mismas se ha utilizando una mezcla de arena y cemento (1:6), aplicando las recomendaciones de las cartas de Atenas y de Venecia, y las normas internacionales de la UNESCO (ver gráfico adjunto).