excavaciones sector chinkana grande - saqsaywamanHallazgos Chinkana Grande

hallazgo guardian chinkana grande

Tumba 01

Durante los trabajos de exploración que Bohic Ruz Explorer realizó en el interior de la Chinkana Grande se puso al descubierto una bóveda craneána, y próxima a ella se notó la presencia de la circunferencia de la boca de un “urpu” de estilo inca.

El hallazgo casual obligó al personal profesional de la empresa a hacerse cargo de su excavación, para cuyo efecto se levantó un plano de ubicación, implementando también el operativo del apoyo logístico que una excavación sistemática obliga a hacer. Los trabajos fueron dirigidos por el arqueólogo Italo Oberti y supervisados por el arqueólogo Ernesto García Calderón (director del Parque Arqueológico de Saqsaywaman).

El presente informe preliminar adelanta en sugerir que el contexto funerario corresponde a una persona adulta de 45 a 50 años de edad, de sexo masculino; el cráneo es alargado dolicocéfalo, característica presentada por las etnias Collas (Imbelloni, Falkenburger, Weis, Quevedo y Pozo), y al haber ubicado la mandíbula inferior por delante de los pies, se sugiere que el individuo ha sido sacrificado en vida, y su osamenta presenta un cuadro de afección artrítica por la descomposición total de las articulaciones de las extremidades superiores e inferiores, llegando la observación hasta los huesos de la cadera, pies y manos.

hallazgo guardian, italo oberti
Nuestra sugerencia al expresar que se trata de un sacrificio, se debe a la proximidad del entierro a la probable puerta de ingreso a la Chinkana, por la asociación de las piezas de metal que acompañan al entierro, asociado a valvas de moluscos trabajadas y sin trabajar, mas la presencia de un gran objeto de cerámica que se usa para almacenar alimentos y/o ropa, y la compañía de un infante; lleva a proponer en términos de ideología andina, que el contexto funerario se depositó exprofesamente en el lugar con la finalidad de evitar, permanentemente, que personas profanas ingresen al interior del laberinto subterráneo, como una conceptualización cósmica, llegando a identificarse el osario como un “malki”, protector del sitio.

Tumba 02

El contexto funerario anterior obligó a la Dirección del Proyecto a limpiar el piso del recinto Inca, por que este se encontraba cubierto con material que había rodado de la parte superior; y, por estar por debajo de un sendero contemporáneo, los visitantes y pobladores del Parque de Saqsaywaman dejaban caer basura al interior del ambiente.

El resultado de la limpieza de basura fue que en el ángulo sur-este del ambiente, el terreno se encontraba hundido, hecho que motivó a que se explorara mediante un cuadro de 2 x 2 mts. Y a una profundidad de 1.40 mts. Dentro de un estrato constituido por ripio y arcilla, lugar en el que se localizó el Contexto Funerario N° 02; tratándose de un enterramiento correspondiente a un individuo de sexo masculino de 25 a 30 años de edad, cuyo patrón de enterramiento es en posición fetal, manteniendo la mirada hacia abajo, con dirección frontal hacia la posible boca de la Chinkana. Por debajo de la columna vertebral se disponía dos bellos y pequeños aríbalos asociados a dos pequeñas jarras de cerámica, una de estilo chimú y las más pequeña de estilo inca. Al lado nor-este de la tumba, se ubicó un pequeño cráneo de infante humano, la descomposición total del mismo no ha permitido determinar el sexo, mas las escasas suturas craneanas observadas indican que se trata de un individuo de 3 a 5 años de edad; por debajo de la pequeña osamenta se limpiaron dos agujas de tejer de champi, envueltas con ovillos de lana no identificada, mas una pusk’a pequeña de plata movida por un mango de hueso de camélido trabajado en un extremo y desgastado en el otro. Por debajo del instrumento textil se halló una argolla de plata y dos pequeñas grampas de champi.

hallazgo ceramica y guardian
Una vez levantado el osario y sus asociaciones, por debajo de la pelvis se ubicó un pequeño plato de cerámica con asa de ave, complementando la bella decoración de tokapus que también presentan los dos pequeños aríbalos cuyos íconos, en la bibliografía consultada, es comparable a los vestidos del Inca y de la Coya, que usaban la clase alta imperial cusqueña.

anselm pi rambla en chinkana grande
Imagen: Italo Oberti (arqueólogo proyecto koricancha), Anselm Pi Rambla (director general Bohic Ruz Explorer) y Ernesto García Calderón (director Parque de Saqsaywaman)